domingo, 13 de agosto de 2017

TUS ZONAS… ACERTADAS SON DINAMICAS…




 En Octubre de 2015, casi hace ya dos años, tratamos en nuestra Asociación un libro de Psicología aplicada o “Autoayuda” que todos conocen y se titula “Tus Zonas Erróneas”, del celebre doctor W. W. Dyer.

El texto es de los años setenta y fue muy divulgado y explicado… tiene muchos aciertos aunque el titulo, en contra de lo que nos gusta ahora esta cargando la importancia en lo negativo, en lo pobre, en lo que nos falta, en lo que tenemos que trabajar… no es una critica, pero si un análisis para, sabiendo lo que tenemos débil, fortalecerlo… es pasar el examen y ponerse a estudiar donde hemos suspendido.

Este planteamiento no gusta, ni es bien visto hoy… Ahora no podemos mirar lo negativo, no podemos censurar, no debemos sacar defectos… (Mecanismo de defensa del Yo, de Negación)… hoy solo podemos, reforzar, alabar, olvidar lo malo, no atender lo mal ejecutado, no recordar los defectos… y así parece que somos mas perfectos y mas felices…

Así nos va… así nos salen las cosas de bien… todos somos iguales de maravillosos, todos aprobamos, todos tenemos títulos y premios… y luego nadie aprueba la oposición o consigue lo que parecía tan fácil… Nos engañamos o nos dejamos engañar… tu decides…

Nuestro querido y admirado Dyer, un poco siguió la moda imperante, otro poco las circunstancias editoriales y promotoras le forzaban, y así, también se unió a la nueva ola de ver todo en positivo… y unos años después escribía algo tan curioso como el libro: “Tus zonas Mágicas”… y ese otro que saliendo ya de los títulos geográficos, denomino: “El Camino de la Perfección”…

En mi humilde opinión de conocedor del tema y de la obra de este autor, al que sinceramente leo y admiro, es más correcto pensar en camino que en zonas… ya que no somos entes espaciales estáticos, sino conflictos y oportunidades, decisiones y contradicciones en pleno movimiento, en evolución, en camino, en proyecto… en ensayo y error o en continua recombinación hasta no saber muy bien cuales eran las causas de lo que hago ni los objetivos que me mueven en una dirección…

En ese tema tan ambicioso tan difícil, tan interesante y tan intenso, tan humano y tan complejo… nos moveremos esta semana… partiendo de estos textos, de este autor que ya nos dejó… pero con cuyas obras y ejemplos seguimos y seguiremos indefinidamente… con la película “El Cambio”… intentaremos cambiar algo de lo que sigue en nuestras “Zonas Erróneas”… y por “El Camino de Perfección”, seguro que llegaremos a esas “Zonas Mágicas” que todos tenemos…

 




Escrito por: Javier Morera

domingo, 6 de agosto de 2017

¿SUBIMOS AL DESVÁN UN RATO?




El pasado 19 de enero dábamos comienzo a un Ciclo de películas sobre el famosísimo James Bond. Decíamos en el inicio de esta serie lo fácil que es verlo, copiarlo, intentar ser como él o querer parecernos… decíamos que hay admiradores y detractores… decíamos que unos se proyectan en él… otros lo aborrecen y denigran con verdadero entusiasmo patológico…

Todo esto decíamos, ya que es actual, fácil de meter en nuestro repertorio de conductas o al menos en nuestros estereotipos y prototipos de actuación cotidiana… Identificarse con el Quijote cuesta lo suyo… querer ser como Jane Eyre en la sociedad de hoy tiene sus limitaciones… incluso para vestirse… Pero Bond… ¡todos podemos parecernos a este listo y escurridizo espía… o a una de sus múltiples chicas que cada vez mas se le parecen…

Bond se ha metido en nuestra sociedad, en nuestra cultura hasta vivir entre nosotros… sus ropas, sus actitudes, sus gustos, sus modales, sus coches, sus trucos…

Nos preguntamos si es arte de los guionistas tomar los temas de actualidad para adelantarse en sus versiones de las películas que lanza la serie o si es la sociedad la que sigue a los temas de Bond cuando las entregas de esta saga lo ponen de “modelo” y lo convierten en “moda”…

El 17 de Mayo, siguiendo el Ciclo nos citábamos con “Al servicio Secreto de su Majestad” de 1969. Una “bisagra” de la serie, donde aparecen cambios en el actor, en la línea de conducta de este “James” que no es tan el de siempre… en los comentarios del protagonista… Desde esta película a la que nos ocupa esta semana: Moonraker, de 1979, han pasado diez años en su historia, 84 días en nuestro calendario, cuatro películas entre ambos títulos… ya estamos en el “santo” (Roger Moore) y que valía entonces para todos los papeles (solo le faltó ser vigilante de la playa) y si se analizan los cambios que se pueden apreciar en los temas, modas, lenguajes, artefactos técnico-mágicos… que nos muestran las películas, se conoce mucho, se deduce mucho, se aprende mucho…

Vemos en los títulos intermedios como se trata el espacio, la ciencia, los “negros”, los “comunistas”… como se trata al malo… a la chica, al amor, al publico, a los políticos, a la policía y a los sheriff… como se trata al trabajo, al dinero, a los ídolos y a los idealistas, a la patria y a los políticos…

Ver unas películas de Bond es como subir al desván de nuestros padres y empezar a encontrarnos “cacharros” que recordamos… pero que no sabemos como pudimos valorar tanto en otras épocas… ahora que somos tan listos y prácticos, lo vemos todo viejo, caduco, inútil, obsoleto… ¡con lo bonito que es lo nuevo y practico…

¡Mecanismos de Defensa del Yo hasta en la sopa!

¡Solo vemos lo que queremos ver!… para seguir siendo casi felices sin ver lo que nos molesta… por hoy…

¿Subimos al desván un rato?



Escrito por: Javier Morera