sábado, 21 de octubre de 2017

500 AÑOS DE LAS TESIS




 Estos días tan otoñales, húmedos y somnolientos para los del hemisferio norte, se cumplirán 500 años de esa valiente gesta de Martín Lutero de clavar las 95 tesis en la puerta de la Iglesia de Wittenburg.
En esas tierras alemanas ya llevan un año celebrando que se hizo esa manifestación tan atrevida pero tan necesaria para el reformar y acercar las conductas religiosas de esas épocas, en la iglesia católica, a la palabra de los Evangelios y primeros cristianos…
Por aquí, menos devotos de Lutero, se han anunciado algunos cursos, conferencias y hasta un Congreso universitario… pero con poca respuesta popular e incluso de las cúspides intelectuales…
Para muchos es un desconocido este Lutero… para otros sigue siendo un hereje… para algunos fue un santo, aunque en sus creencias no encajan estas categorías canónicas….
Para el que escribe estas líneas, el autor de las “95 Tesis”, fue un humano valiente y creyente en sus propias capacidades y entendimientos… fue coherente con lo que aprendió y vio… y se planteó la Reforma… y consiguió la “protesta” universal que dio lugar al Cisma y a que todo se pusiera un poco en crisis y limpieza…
Pero especialmente me gusta como intelectual que no entiende y no acepta el intermediario “ministerial” con Dios… con los libros (las fuentes)… cree tanto en su capacidad, en su comprensión, en su conocimiento… acepta tanto el valor de su conciencia y su decisión… acepta tan poco que le conduzcan y manipulen… que deja de ser siervo para convertirse en guía… deja de ser cura para convertirse en pastor…
Como el tema es teológico parece que se nos escapa… ¿o será que no nos interesa?... pero seguimos aceptando que nos “vendan” resultados milagrosos otros intermediarios, como…
La política, los gobiernos, los partidos políticos…
La felicidad, el placer, la psicología…
La educación, los métodos de entrenar deportes…
La salud, las terapias, los cuidados preventivos…
El amor, la sexualidad, el matrimonio y el divorcio…

Mi opinión es que una vez educados los adultos, mayores de edad… cualquier ciudadano debe entregarse a la vida con total decisión y responsabilidad… y si necesita a mama, mejor le retiramos el derecho a ser libre… que lo cuide mama y viva por él.



Escrito por: Javier Morera


miércoles, 11 de octubre de 2017

NUESTRO SECRETO ES LEER




Esta semana, el jueves, día de nuestra reunión para hablar de libros, es fiesta, así que no nos juntamos en esa tertulia tan nuestra en temas y autores…

Nos ha pasado el verano con Gulliver y sus críticos viajes por las ironías de Swift… También hemos pasado con cierta precaución y desconfianza por El Valle del Terror, de la mano de Sir Arthur… hasta América del Norte nos ha llevado… Y leemos con verdadero interés unas entregas de capítulos y artículos y documentales sobre Martín Lutero, que se cumplirán en pocos días el aniversario de sus “tesis” en la puerta de la iglesia… y también preparamos el centenario de la Revolución Rusa con esos comunistas que atravesaron Alemania en guerra para hacer estallar la paz en la Rusia zarista…

Pero no nos olvidemos de que a menos de un mes nos toca cita con el sexto libro de la saga Harry Potter… el hijo famoso de Rowling que ya se publico hace unos años y lleva por titulo “El Misterio del Príncipe”…
De ese tomo os dejo una cita… seguro que los ávidos lectores la recordareis…

-Ahora, ¿Creo que estoy en lo correcto al decir que no le has dicho a nadie que conozcas lo que dice la profecía?
-No- dijo Harry.
-Una sabia decisión después de todo- dijo Dumbledore-. Aunque pienso que deberías relajarte con tus amigos, el señor Ronald Weasley y la señorita Hermione Granger. Sí- continuó cuando Harry pareció sorprenderse-, creo que ellos deberían saberlo. Les haces daño al no confiarles algo tan importante para ellos.
-No quería…
-¿… asustarlos o preocuparlos?- dijo Dumbledore, observando a Harry por sobre el borde de sus anteojos de media luna-. ¿O quizá, confesar que tú mismo estás preocupado y asustado? Necesitas a tus amigos, Harry. Como tu mismo dijiste, Sirius no hubiese deseado que te aislaras.
Harry no dijo nada, pero Dumbledore no parecía esperar una respuesta. Continuó.

Final del capitulo IV,
Harry Potter y El Príncipe Mestizo
J. K. Rowling

Es bueno tener amigos… es imprescindible… especialmente si te relacionas tan bien con ellos como lo hace Harry con sus dos compañeros de estudios… y es bueno compartir con estos amigos nuestros secretos…
Yo, como amigo vuestro, os quiero compartir mi secreto… un importante secreto que lleva con migo toda mi vida…
Me encanta leer…



Escrito por: Javier Morera